domingo, 5 de agosto de 2018

Perdonar...




                 El perdón no cambia el pasado...pero si el futuro....



Hoy escogí una emoción y hablarles de ella, conociendo mis emociones puedo validarlas   y   gestiorlas... que sigue después de ello, decido si alargo la consecuencia o no, y eso se llama sentimientos o sensaciones, y es lo que me quedo congelado.

He encontrado este hermoso vídeo del perdón, donde Matthieu Ricard inicia diciendo “el perdón  no es un cheque en blanco” esto es que podemos decirle a quienes nos dañan “despreocúpate no pasa nada”....




Y me quedé pensando en todo aquel que ha hablado sobre el perdón y todos tienen un punto en común:  el que ha sido ofendido, al quedarse en esa tristeza de la desilusión es como si tomara pequeñas dosis de veneno.... y al final termina siendo un gran mal para aquel que ha sido ofendido por otro.

El decir "te perdono", no implica necesariamente que estamos de acuerdo con el mal proceder de alguien en quien confiamos o a quien amamos, es simplemente que queremos seguir adelante en  su compañía o no, pero si seguir adelante con nuestras vidas, liberados de esa carga pesada, de las cuentas no cobradas...

Toda acción implica siempre una reacción o consecuencia del que ha hecho daño, como el que sigue enganchado y frustrado, amargado por aquel que le a ocasionado un dolor, convirtiéndose en el círculo sin fin de me haces-te cobro- me cobras..... en un infinito espiral donde no hay vencedores no vencidos … solo un desastre tras nosotros.

Y mi mente me lleva a esas guerras que desde nuestra visión (y personalmente no he vivido) nos hablan y cuenta que nadie gana, y que al tiempo, nadie recuerda que fue lo que inició la pelea, lo único que queda de manifiesto son las pérdidas, y consecuencias.

Hellinger va más allá y habla de restituir en igual o mayor medida para que las relaciones se equilibren y se cumpla los órdenes del amor en las relaciones igualitarias, pero al final lo sano es perdonar, desde la Luz de: perdono aquello que haz hecho que me ha causado dolor, no quiere decir que estoy de acuerdo con tu proceder pero lo suelto, y me quedo en paz..... o sea dejo de tomar veneno....y sigo adelante.

Hoy con nuestro café,  hablemos del perdón de ese que surge desde un corazón compasivo, desde  un Alma que vino a crecer y aprender;  que perdonarnos a nosotros mismos es aceptar que somos imperfectos y perdonar a los demás nos recuerda que somos hermanos .... que tengan el mejor finde y que lo disfrute.....




"No se trata de decidir ver la vida color de rosa de un día para otro, 
sino de trabajar sistemáticamente en debilitar esos músculos
de infelicidad que tanto hemos fortalecido creyéndonos víctimas
del pasado o del entorno y paralelamente, 
comenzar a ejercitar los músculos mentales 
que nos hacen absoluta y directamente
responsables de nuestra propia felicidad"...

                                                                                      --Matthieu Ricard