lunes, 9 de abril de 2018

Estoy enferma?...



La medicina en mayor parte es una ayuda 
en el alivio de síntomas, podemos ir más allá, 
tener control sobre nuestro cuerpo... utilizando los recursos maravillosos de él mismo.  Sólo hay 
que recordar que el cuerpo nos contiene, 
que somos un Ser maravilloso...una luz brillante, 
una energía clara que fluye; siendo una con 
el universo y con toda su sabiduría.



Estos meses he estado un poco apagada con dolores de espalda, causados por una lesión que de pequeña, tuve en un accidente automovilístico de nuestra familia, realmente fue tan grave para todos, que yo en ese momento una niña con 7 años recién cumplidos, la “menos” golpeada, fui atendida más por descalabros en mi cabeza, que son muy vistosos que por los golpes apenas visibles de mi espalda.... que ahora pensándolo, seguramente aterrice con ella, no fue atendido entonces, y  ahora, surge reclamando la atención no puesta, en ese instante.

Al principio fue tan agudo, que realmente lo padecí pues el dolor me ha tratado muy bien en mi vida, mi umbral es muy amplio, por lo tanto cuando duele siento quizás una tercera parte de lo que los demás pudieran sentir.

Por lo tanto después de ésta crisis recordé que los dolores también son expresiones de mis emociones, y este mes a parte de mimar mi cuerpo, de tomar la medicina, de retomar Yoga,  he revisado una a una mis emociones y mi interrelaciones con las personas que amo,  y lo que de ello deriva.

Es impresionante cómo se nos olvida que ni somos nuestro cuerpo, ni nuestra mente, mucho menos nuestras emociones, todo ello sólo es una parte nuestra, de ese SER LUMINOSO que somos....

Al final la medicina que tome sólo adormecido un poco el dolor, no lo quitó, realmente he estado con ejercicios, y revisión emocional y eso me ha echo avanzar muy rápidamente, además, de honrar mi cuerpo,  su fortaleza, y lealtad  en todos estos años, que se a cuidado para mi, pero es cierto que cuando el cuerpo ya no puede sólo grita ¡¡ ayuda!! Y es entonces que le ponemos atención, cuando sería más saludable estar en prevención y escucharlo constantemente, para que no tenga que gritar, y tener un diálogo todo el tiempo con él y sus necesidades...

La frase con la que inicio, fue una frase que le escribí justamente a una persona que acompaño, y que ha hecho una relación extraordinaria con su cuerpo y sus necesidades, es cierto que en ciertos momentos, nos asustamos, creyendo que nos puede pasar otra crisis de dolor, o de “enfermedad”.

Pero la sabiduría del cuerpo nos indica, que la comunicación sigue siendo la mejor herramienta, que digo, la herramienta de oro para relacionarnos con nuestras emociones, cuerpo, mente, desde esa luz y energía que somos, pues efectivamente estamos hechos a imagen y semejanza de nuestro creador, que es luz, energía amorosa, polvo de estrellas, energía del cosmos, y nuestro cuerpo es sólo ese hermoso estuche que contiene el hermoso Milagro Cósmico que somos.

Hoy tengo la certeza que no estoy enferma, sólo fue que sin darme cuenta, deje de escuchar mi cuerpo, y mi mente escondió aquel trauma vivido de pequeña, y solamente la sabiduría del cuerpo me puso alerta, y me recordó que si no hay buena comunicación entre nosotros, no habrá por lo tanto una buena relación, y el resultado podría ser el no deseado....

Hoy con un rico café sobre mi escritorio, disfrutando de este maravilloso clima, escuchando el agua correr en la fuente... te invito a bajar el ritmo de la vida y empezar a escuchar lo que tu cuerpo te dice en cada molestia, en cada cambio, antes que tenga que gritar, para que no lleguemos al punto de crisis.

Hoy te dejo ésta pregunta cómo reflexión... ¿qué te está diciendo tu cuerpo? ¿ y... lo mas importante, que relación llevas con él? Lo escuchas?....




M. Patricia Garza Alejo
Terapeuta/Coach/Counselor