lunes, 26 de junio de 2017

Celebrando tu vida, mi vida... la vida!!!



Coincidir es un lujo...
Conectar es un Milagro....

Hoy desayunando con mis queridas amigas-socias, reflexionamos como cada día vivimos milagros que agradecer, algo tan simple como tener comida, una familia, salud.....

Después al ir camino a casa, pensé en lo afortunada que soy,  en mi vida, como la he vivido y el momento preciso en que me encuentro, qué al entrar a una tienda departamental, miro todo aquello que no necesito, y que por supuesto el tenerlo no me causaría felicidad, que lo que realmente me mantiene caminando mi sendero en felicidad son las personas con las que conecto; mi pareja, mis hijos, mi familia, mis amigos, las personas a quienes acompaño....

Y ahora aquí leyendo a Joan Garriga, no puedo evitar el deseo de compartirles este maravilloso texto que tiene que ver con ésta época de mi vida y quizá de la tuya:

Cuando desde lo alto de una montaña, a la que hemos ascendido con sudor y deleite (refiriéndose a una madurez y una edad como la mía 57 años) nos llega el aroma de las tierras bajas del valle fértil surcado por abundantes hilos de agua.
           
A veces he imaginado la vida como un viaje de ascenso a lo alto de una montaña que culmina en la fase media de la vida, y luego nos queda el descenso. Nuestra primera etapa es el tiempo joven de la conquista, en la que fecundamos la vida para que encaje con nuestros planes y deseos: fortalecemos nuestra identidad, edificamos un recorrido profesional, nos las vemos con los asuntos de pareja y criamos hijos o no, aportamos lo que tenemos a la vida, nos arrastra nuestra pasión por conocer y realizar, y seguimos con todas nuestras fuerzas los caminos por los que somos movidos.

Gritamos a los cuatro vientos nuestros logros y éxitos que invariablemente nos regresa un eco que nos dice “no tiene tanta importancia” . Que este que  llamamos “YO” considerándolo el centro de todo, ahora en el descenso y con pérdidas, con la comprensión de lo efímero y que todo tiene un final, con la imagen dibujada en el horizonte del adiós como estación de destino... pierde importancia.

Empieza el descenso y con fortuna, si hemos cultivado cierta sabiduría, entramos en una paradoja: la de que perder y descender es suave y produce una sorprendente suerte de alegría y felicidad, tanto que podemos disfrutar plenamente el flujo espontáneo y confiado de la vida, sin luchar, sin defender, sólo en la dulzura del desapego y una entrega mayor a la soberanía de la vida COMO ES, amando todas las voces que nos habitan, honrando y disfrutandolas, pero sobretodo enriqueciendonos con su sabiduría. Y entendemos que los pesimistas “están preocupados porque quizá vaya a llover” Y nosotros en  este momento ya estamos bailando en la lluvia”.

Revista: Anoche tuve un Sueño


Hoy agradeciendo firmemente la vida, mi ascenso a la montaña, mi disfrutar la cima, sintiendo el viento en mi cara, disfrutando la libertad que me da, el saber que soy todas esas “Yo”s que han trabajado, ayudado, protegido, abrazado, cuidado, honrarlas abrazándolas para hacer el viaje de descenso, de regreso al hogar:

Con mayor pertenencia y fusión en mis relaciones
Con mayor entendimiento, comprensión y respeto a mi misma y los demás.
Con mayor alegría, gozo y sentido del presente.

Hoy te extiendo la invitación de Joan Garriga...

En la alegría del amor maduro en mis amores, mirando a los ojos de los otros, más altruista y generosa, sonriendo seguiremos plantando árboles de cuyos frutos otros comerán en nuestro lugar... ese es el legado... de todas aquellas que soy y que han contribuido a llegar a la cima....

Vamos a declinar con dignidad, sin imponer, sabiendo morir un poco antes de morir del todo y ganar en la vida un poco de vida eterna –el presente maravilloso- antes que la eternidad nos engulla y acoja a todos por igual, con sus enormes brazos, como una grande madre.

Gracias querida Laura Fierro, por invitarme a conocer mis voces, a reconocerlas, abrazarlas y ser una entera, siendo también parte de un entero más grande que yo misma. 
Celebro hoy con una copa de tinto, tu vida, mi vida que se han conectado, al coincidir en éste maravilloso plano,  compartiendo la aventura del caminar....

Feliz día, feliz cumpleaños.... feliz vida!!!

M. Patricia Garza
Terapeuta/Counselor/Coach