miércoles, 19 de abril de 2017

Viaje a Madre Meera (Parte I)


Sé como un niño: claro, amoroso, espontáneo
Infinitamente flexible y listo en cada momento
Para asombrarse y aceptar un milagro...
Madre Meera

Ha iniciado ésta aventura, este caminar hacia esa mirada desde la profundidad.... en compañía de mi familia espiritual seguramente acordado hace mucho tiempo.

Emocionada, expectante, respirando... en la certeza que algo hay ahí esperando por mi, en esa mirada donde por segundos hará la chispa!! Es un gran compromiso conmigo misma lo sé, ya no hay manera de decir “después” o como en México decimos “ahorita” como un tiempo indeterminado... es ahora ( si quieren saber de este encuentro buscar Madre Meera) 

Desde niños tenemos sueños por cumplir... el mío ha sido viajar y no necesariamente sólo transportarme, sino: expandirme y explorar desde el movimiento hacia afuera o desde el crecimiento hacia dentro.

Esta experiencia se las contaré en partes les contaré de estos cuatro días que dura ésta experiencia.

He hecho un trabajo previo... he iniciado inclinando mi cabeza para honrar a mi linaje indígena y al judio-iberico, he vaciado mi mente de expectativas y pedimentos y he vaciado mi corazón de deseos.

Una amiga me decía “que encuentres lo que buscas” y revisándome;  no hay nada que buscar ya, esto lo he aprendido en el camino, no hay tema, no controlo nada, no espero... pues lo que está para mi lo disfruto y lo que me corresponda llegará sólo estoy disfrutando de la compañía, el camino.... el encuentro viviendo plenamente cada minuto, cada vivencia, cada paisaje interno y externo... simplemente ¡¡ disfrutando la aventura!!

Recordando lo que decía Miguel Ángel respecto a sus obras... En este bloque de mármol, está esa obra de arte, que después de cincelar aparecerá... así me siento “soy un bloque de mármol, estoy cincelándome para descubrir dentro, la obra maestra que soy”

En este  primer día viendo los detalles pequeños, aquello que mi corazón dicta se debe inmortalizar en una fotografía, pues integrar cada detalle de esta fiesta de colores es complicado, la fotografía me ayudará... y como dice Beate (mi mentora) voy “de infarto en infarto” cada parar y capturar el momento, la belleza de una ciudad donde una Santa mujer decidió ser la piedra que impactaría para sanar con ondas expansivas desde el mismo centro de Europa... Y sólo belleza a nuestro paso que es el que precede a este encuentro. Donde descubriremos quitándonos las capas, lo que SI soy ahí en las profundidades del Alma (sin drama, sin trauma... sin tema) preparándome para la luz...

Desde el agradecimiento para todas aquellas personas que contribuyeron a que yo esté aquí y ahora... iniciando con mi Mentora por decirme de esta aventura... hasta la camarera que ha puesto con una sonrisa, mi comida en la mesa, todas ellas en mi corazón para este importante encuentro....

Sólo agradeciendo poder estar, disfrutar e integrar lo que me haya traído aquí, sin cuestionamientos, pues no necesito respuestas... sólo sentir, disfrutar, agradecer y compartir  con cada uno de ustedes.

Primer encuentro: sin palabras, sólo fue una cadena de milagros así poniéndonos en modo fácil, hace tiempo he aprendido, que si por alguna razón no salgo a tiempo, por algo será... no me resisto y hoy fue muy claro con la serie de eventos que nos ha llevado a ese perfecto lugar que no buscamos cuando soltamos el “control” y me dejo llevar por algo más grande que nosotros que todo lo ve. No desde la visión limitada de donde estamos parados.

Sólo permitir a la vida, a la energía hacer lo suyo, hoy fue maravilloso esta primera experiencia de nuestro encuentro con Madre Meera, ese pequeño y fino cuerpo albergando a un Ser maravilloso de luz... esa presencia que  no encuentro las palabras para explicar, sólo sentir y a partir de ahí abrir lo sentidos, a lo que la sabiduría de cada uno nos dice.... no desde lo intelectual sino desde todo su ser como la maravillosa sabiduría de quién nos atiende a la hora de la cena... perlas de sabiduría de un corazón simple.... y que cierra con broche de oro este maravillosos día.

Y aún sintiéndome aturdida, reelentizada, para poder mirar y oír a otra velocidad, más profundo y sin prisas... sólo en la dicha de seguir disfrutando esa energía, que nos fue trasmitida y que de algún modo vino y entró hasta lo profundo del Alma..

Hoy con una inclinación te agradezco el leer mi vivencia, es difícil trasmitir lo que siento... la experiencia.... 

El lugar indescriptible, florando anticipadamente por un mes de adelanto, de ese inesperado color amarillo/verde  como si fuera poco el milagro de vivir ésta experiencia, hacerlo en este hermoso lugar donde hemos sido regalados con un maravilloso paisaje de postal.

(Foto de: Patricia Garza, Limburgo del Lahn, Alemania 2017)


Al cerrar los ojos en esta meditación, dejando fuera cualquier inquietud, sólo estar ahí en el vacío para estar presente sin interferencias... sólo puedo decirte que es una experiencia única e irrepetible en este día tan especial.


Cerrando el día con una convivencia llena de sabiduría, compartiendo desde el Alma, aprendiendo, sumando visiones y experiencias sólo en actitud de generosidad de corazón a corazón...




Patricia Garza A.
Terapeuta/Coach
www.unplanb.com.mx