jueves, 15 de diciembre de 2016

.... Tiempos perfectos


Ya sé que no existen las casualidades, sólo sé que cuando dije -quiero fluir y no poner resistencia- todo empezó a encajar en su lugar y en el tiempo perfecto.... pues ese es el primer milagro, “los tiempos son perfectos

El viaje emprendido esta vez, inició con una invitación a un retiro, para mi trabajo personal y espiritual de este año que iniciará 2017, y mi mentora mujer sabia, escribía.... empiezas tu trabajo personal a partir desde el mismo instante que dijiste SI ....

Terminado y disfrutado el retiro, la convivencia y a las personas, siguió la 2ª etapa del viaje, el cual tendría el encuentro más esperado y motivador, encontrarme en Florencia con mi preciosa viajera.... Y emprendí mi viaje en la lengua más dulce y mi mente se empezó a abrir tal como los paracaídas para que me sintiera segura y tranquila en esta aventura y aterrizaje.

Y sí;  el encuentro maravilloso, la ciudad espectacular, donde camino entre arte, y me siento transportada a otras épocas, no es posible sentirme presente, cuando lo único que me rodea es arte, al estar rodeada de esta maravillosa ciudad no dejo de sentirme extraña a la época actual, donde tanto dolor causamos los humanos en la intolerancia, a nuestros propios hermanos.

Y ahora mismo parada esperando el tren que me llevará a la ciudad industrial y del arte, donde se encuentra el primer Tarot pintado a mano (Familia Sforza) y que pretendo no perderme, estoy con el tiempo moviéndose a otra velocidad, y como si fuera una espectadora fuera de la pantalla, miro el correr de las personas, en esta Estación de Sta. María Novella, y grabo un mensaje: de lo que estoy viendo, viviendo, se los comparto aquí...

“me encantan los reencuentros.... y he tenido una hora
para observar cada persona, cada encuentro, cada risa,
cada abrazo. Padre e hija tomados de la mano corriendo
a encontrar el tren que trae a la madre tan esperada....
a esa mujer que abrazará con diferente amor que habita
en su corazón, de mujer y madre....

Me impresiona sentir las emociones que fluyen, los que se
despiden, los que se re-encuentran, pero el amor por sobre
todas las cosas, haciendo un campo único e impresionante
también de la angustia, el correr, el llegar tarde o el llegar
temprano y todo contribuyendo. Observo a cada persona y
miro quién está presente realmente en el momento....

Quién realmente está presente en este momento; observando,
interesándose en los demás, en las emociones compartidas,
donde no existo sólo yo, sino que soy parte de un todo
 compartido, de un momento aquí y ahora, en este momento preciso.... 
Y veo como la vida misma; estar corriendo sin importar, a quién 
atropellamos, sobre quién pasamos, sin molestarnos a voltear y 
ver si hicimos daño, y pedir una disculpa... hacernos conscientes 
de ¿qué pasó, qué hice? ¿Por sobre qué o quién camine?... 
y sigo mirando esta estación y su vida, que representa la vida en sí....”

Patricia Garza A.
Florencia 11 de Dic/16

Y así... reflexionando, ahora mismo, aquí sentada en el mismo lugar, frente a la misma ventana que donde hace un año y meses; en Abril 2015, escribía el post con el que ponía fin a el libro por publicar, ese sueño que se ha ido construyendo paso a paso y con la colaboración amorosa de tantas personas. 

Hoy pudiendo decir ¡que casualidad! ...Me acaba de llegar de la editora la última revisión que antecede a la publicación, de este sueño-proyecto de vida, y no puedo sentirme más que agradecida, por tantos milagros y tantas bendiciones.... Y agradecida por estar presente, viva, consciente y despierta, en este instante, y en los instantes, no sólo de mi vida, sino de la vida, donde existen tantas polaridades, donde unos escribimos y hablamos del amor, y otros, hablan con el poder de las armas, en contra de personas inocentes, y mi corazón agradecido, llora también por todos aquellos que hoy tuvieron que abandonar su espacio, su hogar porque su hermano, simplemente decidió que su odio trascienda las fronteras.

Hoy con un café frío, en la espera de ser atendido, con un corazón donde cabe la alegría, el amor, la satisfacción, la compasión por aquellos que se quedan sin hogar, y por aquellos que no albergan más amor, sino odio. Me conecto con todos los corazones compasivos del mundo en una plegaria para el mayor bien y el más alto fin. Deseando de regalo navideño... el milagro de la paz,  que todos los corazones se habiten de compasión....

Buen viaje por esta vida.... presentes y despiertos.

Patricia Garza A.
Terapeuta/Coach
www.unplanb.com.mx




-->