martes, 9 de febrero de 2016

Un día nueve... del año nueve...(Buen viaje)


Y en este momento de decir adiós.... mi corazón está dichoso
por lo vivido y compartido, por el haberme permitido la oportunidad
de tomarte y honrarte, con mi vida..... en vida...Buen viaje...

-Patricia Garza


Hoy día nueve del año nueve, como tu lo haz querido, has dado tu último suspiro ahí en tu espacio, en la tranquilidad de tu cama, como tu lo haz querido, y agradezco y honro el que hayas sido mi madre y que lo hayas hecho a tu manera, única y en libertad.

Aprendo mucho de tu vida, pero también de tu decir adiós, pues siempre fue como tu lo quisiste ni bien, ni mal, solo en el camino de la felicidad y agradezco la enseñanza.

Después de integrar la noticia de tu adiós, siento como estás ahora mismo aquí;  sé, que viniste a despedirte y yo queriendo tomarme el café contigo en ese lugar que tanto te gusto sentarte para ver los árboles y a los pájaros, sentir el sol, y rápidamente me preguntas ¿porqué café? Y es cierto me río porque a esta hora, y rompiendo con los “debiera ser” abro esa botella que aún sin saberlo la escogí para tomarla poco a poco despacio y con deleite contigo.... y no sabía que lo haría así en ese estado de energía amorosa, diciéndonos “hasta luego”, porque es hora de que vayas a abrazar nuevamente a tus seres más amados, tus padres y al amor de tu vida.... mi padre.....

Y este momento con sentimientos encontrados, llanto y risas;  no puedo dejar de sentir la tristeza de que ya no me darás la bendición cuando me despida de ti, para tomar carretera y regresar a mi familia, y esa alegría de saberte satisfecha por tu vivir pleno. Rompiendo todas las reglas, viviendo a tu manera y en libertad, haciendo desde tu lógica las cosas. Haciendo travesuras y riéndote de ellas, que al final era esa risa de: "soy libre y lo disfruto."

Hoy cierra ese ciclo de tu vida en este plano, y estoy segura que lo que hayas planeado hacer y  a aprender, lo aprendiste al cien, y lo que a mi como tu hija me legaste lo honraré y viviré plenamente en libertad y amando cada minuto, cada momento y sin tomarme demasiado en serio.

Hoy aquí tu y yo diciendo hasta pronto, con una copa de vino, con mi tristeza que se diluye con tu energía de picardía, haciéndome sentir que todo está bien que es el momento exacto y el preciso, te abrazo por última vez , y recibo agradecida esa bendición tan tuya, sintiendo en mi corazón la certeza que sería la última en este plano,  porque  sé que tu energía risueña y alegre seguirá enriqueciéndome, y tu persistencia seguirá siendo el rasgo más importante que me hace parecerme tanto a ti.

Aquí disfrutando del Laurel de fuego, árbol maravilloso que tanto te gustaba, mirando a esta familia de colibríes bebiendo del néctar puesto específicamente para disfrutar su presencia......y el silencio de los pájaros que en un honrar tu no-presencia han hecho un silencio dándote el último adiós.... y que luego cantarán dichosos con ese canto que tu inmediatamente reconocías sabiendo el nombre de cada uno de ellos. Con las plantas de las cuales disfrutaron tus manos, esas que daban vida, aún apostando por que las ramas ya no tendrían remedio, y venías tu a enterrar y darles una oportunidad más.... todo este jardín hablando de tu paso por él......

Hoy con una copa de vino digo adiós  en el agradecimiento; por tu vida y la vida que me fue dada a través tuyo.... gracias, gracias, gracias.... buen viaje de regreso al hogar mamá.