viernes, 13 de noviembre de 2015

¿Puedes ver tu dolor....?


Las religiones son intentos de llevar beneficios a la gente
y nunca deberían ser utilizadas como terrenos
de antagonismo y violencias.
El problema no radica en la religión,
sino en la mente humana.
Los practicantes sinceros de cualquier religión,
muestran cualidades humanas esenciales:
simplicidad, constancia, amor, compasión y contento.
S.S. Dalai Lama

Hoy por la tarde, se ha dado rienda suelta a la más violenta reacción de personas sin argumentos, y con la posibilidad de tener un arma y en la cobardía de pronunciar el nombre de su Dios, darse el derecho de quitar la vida a inocentes.

Todavía no me reponía de la sorpresa y tristeza que ésta noticia me ha dado, y veo por ahí a alguien hacer un comparativo con la no paz y la guerra, y me quedo reflexionando en ello. Y es desde mi visión algo que no tiene comparativo, pues en una guerra hay dos bandos que utilizan la misma forma de pronunciarse por sus ideas aún que sean de modo violento.

El terrorismo es un acto bárbaro e inhumano, sin justificación alguna aunque se haga en nombre de algún Dios, y desde mi perspectiva, no hay algo que se le compare. Y aunque la semana que entra yo este con mi atención puesta en otra cosa, no quiere decir que no me importe, sólo quiere decir que me pongo en acción de la manera que tenga al alcance, para en mi entorno hacer lo que sea por pequeño que sea, para combatir este odio hacia nuestros hermanos, del color o religión que sean. Como no se me olvidan los horrores de la inquisición, que fue un terrorismo bárbaro y sin sentido con connotación de "santo". El relativizar y pensar que mañana pasaremos a otra cosa y que por lo tanto la muestras de apoyo, de dolor compartido, de compasión por los que ya no están y por el dolor de sus familias no tendrían sentido, me es importante pues reforzar los vínculos de nuestra hermandad,  por el simple hecho de llamarnos Seres Humanos, donde quiera que sea, sin fronteras, sin idiomas sin situaciones geográficas. 

Cuando caemos en la desesperanza de creer que nada hay que hacer ya, o que la empatía no es remedio, sería a mi sentir, un logro para aquellos que apuestan por;  a fuerza de  repetir acciones como ésta ocurrida en Paris, el convertirnos en seres indiferentes, y hacer de cuenta que no nos compete lo que pase en otro país por más lejano que parezca, sería una gran Victoria, para aquel que sin razón alguna mata a sus hermanos en estos actos de terror masivo.

Hoy mi corazón y mis oraciones para todos aquellos que fueron afectado, a un País que fue golpeado y a el País que ha sido utilizado para justificar ésta acción, a los países que han abierto las puertas en compasión a todos aquellos desplazados que ahora son tomados como bandera para cometer estos actos injustificados.... haciendo aún más terrible la acción.

Por todo aquel que en este momento de dolor general.....  no pueda ver su propio dolor en las injusticias y en la exclusión....

Un abrazo de corazón a corazón....

Cuando la apatía y el desinterés se apodera de nuestro corazón...
empezamos a perder el Alma y alejarnos de nuestra Divinidad
Patricia Garza