miércoles, 28 de octubre de 2015

Tomando un café a la distancia con Dani...

UN MILAGRO es: cuando abro mi Alma y mis ojos del corazón
a todas aquellas maravillosas cosas que no tienen lógica, pero que
producen una pequeña transformación en mi interior...
                                                               Patricia Garza

Algunas veces, no sabemos si la situación que estamos pasando y que nos parece caótica o con resultados desastrosos, de pronto se convierte en un bien común, y para el más alto fin; es cierto que en esta semana pasada nuestro País entro en una situación de emergencia, pero también es cierto que un mundo de corazones en todo el planeta se puso en la energía de los milagros, de hacer lo posible de lo imposible, y ahora en el recuento de los daños, y pidiendo por aquellos que en cuestión material tuvieron algún inconveniente, les comparto esta hermosas palabras de uno de mis ángeles en la tierra:

“Mi querida amiga… Los milagros a veces cobran muchas formas y se presentan de muchos modos… Es la magia de la transformación, de la alquimia, de la renovación que pone lo nuevo en su sitio y aparta lo viejo del modo que los Seres Humanos no somos en muchas ocasiones capaces de hacer… La oración de cientos de miles de Almas en todo el Mundo se unieron en un punto y calmaron los efectos más devastadores de la tormenta… En ella, como tú dices, no hay castigo, ni pecado (heredados de nuestra creencia ancestral católica, tan arraigada aún aunque cada vez más tengamos ya un corazón espiritual universalista), es difícil ver belleza, pero también la hay porque es la mano de la Creación que se manifiesta a veces con virulencia para depositar la fe, la fuerza, la voluntad en los corazones que se unen para realizar una petición común, demostrando una vez más y gracias a su energía que todo es Amor…

Gracias hoy y siempre por tus reflexiones y por hacernos ver que esa tormenta que toco las costas de nuestro México lindo y querido… También se sintió en el Alma de todos los corazones que miraron por un instante hacía allá, volando con sus alas de Luz sobre las olas con las mejores intenciones de Amor, aportando sus gotas de Luz para apaciguar la fuerza de la naturaleza que nos demuestra una vez más que los humanos no manejamos nada, no somos dueños de nada, salvo de nuestra Alma Perfecta, capaz de hablar y llegar a un entendimiento con la tormenta y desde ese punto fundirnos en un todo con el núcleo de Amor al que también pertenece, pues cada uno de nosotros fuimos tormenta agitada en algún momento… 

Te quiero
Daniel Portero

         Hoy en el agradecimiento profundo a todos aquellos que estuvieron acompañándonos, imaginando los posibles solo beneficiosos, y con la energía puesta en la esperanza de un acto milagroso y compasivo de algo o alguien, más grande que nosotros y nuestras limitaciones, que creemos tenemos.

Tomando un café, en la alegría de celebrar la vida, los milagros diarios, de las amistades con vínculos de plata y rodeadas de polvos de estrellas, con los reencuentros en la armonía y certeza de la atemporalidad en el amor.... les invito a confiar, a reencontrarnos con ese ingrediente mágico, hacedor de milagros; LA FE,  que nos hermana sin fronteras, sin idiomas, y utilizando ese otro lenguaje  universal;  el del amor, hoy sólo parada en el agradecer por todo y cada uno de esos milagros diarios, me despido con la que se vuelve día a día un mantra para mi; Gracias, gracias..... gracias.