sábado, 10 de octubre de 2015

Fuera de mi Zona Confortable...

                                                                (Foto: Patricia Garza)

"No hay alivio más grande que comenzar a ser lo que se es. Desde la infancia nos endilgan destinos ajenos. No estamos en el mundo para realizar los sueños de otros, sino los propios."
                                                                                                 Alejandro Jodorowsky



Alguien me preguntaba: ¿que te mueve a manejar durante 5 horas, a llegar a una ciudad donde hace tanto calor, y no cuentas con un espacio físico definido?.... conteste sin pensar tanto, pero me guarde esa pregunta para revisar mi respuesta conmigo misma...

De verdad amo mi trabajo, el poder estar ahí para alguien, ya sea en presencia, en acompañamiento, o simplemente siendo el espejo de los pensamientos de aquellos que deciden los acompañe, en un tramo en el Sendero de Vida.

¿Porqué hago este camino cada mes?, porque estoy convencida de mi trabajo y lo que implica, no hay kilómetro que no disfrute, y no hay pequeño detalle, que realmente sea un milagro cada día, vuelvo a esta ciudad, que me dio tanto, iniciando por la vida, que me brindó oportunidades, grandes amigos, hermanas del Alma, y tanto aprendizaje, y en el honrar eso, regreso un poco, como sembrando una semilla en el compartir , que caerá en corazones que están listos como tierra fértil, para volver a repetir "Cambio yo.... Cambia todo". Personas que no se quedan sólo en la pregunta que: ¿Qué puedo hacer YO?... sino que lo hacen, se mueve, en esa búsqueda interna de volverse a encontrar con su Sabiduría, que intuyen ahí está aguardando por ser invitada a ponerse en acción.

¿Por qué aquí?, a 500 Km de distancia de donde está mi hogar, mi seguridad, un espacio físico TRE CUORI, con un consultorio establecido, en una bella ciudad y sobretodo con un clima muy amable... porqué también amo esta ciudad que me vio nacer, porque cuando asumí este mi hacer como una misión del Alma, no me puse límites, y a donde sea que me llamen voy. Hoy con las nuevas tecnologías, estoy aquí esperando por una persona, que podré mirar a los ojos, y a mediodía estaré en Guadalajara acompañando a una pareja y no hay límites, ni obstáculos, sólo un gran amor, por mi trabajo y por aquellas personas que en su confianza, deciden sea;  compañera de viaje, en alegrías, tristezas, confusiones o crisis, o simplemente para escucharse a través de otra persona, que como espejo sólo es una escucha desde el corazón.

Y concluyo que: el día que asumiéndome como personas enamorada de mi trabajo, y en sintonía con el propósito de mi Alma, no hay kilómetros suficientes, no hay límites, no hay fronteras... simplemente no hay distancias, y eso, es realmente la pregunta, no es ¿por qué hago tal o cual cosa?... es ¿AMO mi trabajo, lo que hago me alimenta el espíritu?, cuando he descubierto que el camino de la felicidad es realmente aquel que fusiona, mi búsqueda personal, mi hacer y mi propósito de vida; no hay lugar donde me hablen al que no vaya, porque al ponerme al servicio de mi propósito se desdibujaron frontera, distancia, calor, frío;  haciendo vitales la sorpresa y la aventura.

Hoy en esta hermosa ciudad que me vio nacer y evolucionar, al pie de esta magnífica Sierra, que la vamos obviando y se va volviendo invisible, pero que para mi es un escenario lleno de vida, de ese milagro de todos los días, donde el ver y respirar verde, me hace recordar que soy parte de este milagro cósmico, y en mi compartir con todas las personas que acompaño, y cuando comparto contigo que me te tomas un tiempo de leerme, constato que todos somos UNO y que la distancia y obstáculos sólo están en nuestra mente.

Hoy con un café delicioso, llena de energía de amigos que me han acompañado largo tiempo en el Sendero, después de nuestras charlas interminables con mi amiga-hermana del Alma;  Marcia y estar con todas aquellas personas que en su confianza, me permiten acompañarlas en un momento de vida importantes para ellas, le invito a que se pregunten.... ¿Amo lo que hago?, ¿ está mi propósito de vida alineado con mi hacer? ¿al término de cada día me doy cuenta que he ido alegre a donde la vida me lleve?.... hoy puede ser un buen día en que te levantes con la alegría de lo inesperado, y lo termines con la sonrisa de la satisfacción en la plenitud de lo aprendido, y de lo compartido.... feliz día, feliz vida!!!