viernes, 24 de julio de 2015

Asomándome al pasado... en busca de la felicidad...

"Cuando me siento confundida, doy una mirada al pasado, eso me mantiene
 centrada; con el corazón en libertad y con los pies en la tierra."
                                                                           Patricia Garza

Hace poco escribía a alguien a quién amo profundamente, diciéndole cuanto la amaba desde mi libertad, y no desde el "deber ser" ni desde el deberle algo, honrando profundamente su presencia en la mía, y honrando también lo que mi presencia en la suya le haya aportado, pues desde nuestra relación igualitaria, el cariño y el dar es de ida y vuelta, y así las dos a nuestra vez honramos a aquellos que nos dieron la vida, y que nos ofrecieron su 100% para que nosotros simplemente vinieramos a ésta.

La vida que compartimos, ha estado llena de aventuras y desventuras, de aprendizajes y crecimientos, y cada una desde el momento de tomar sus propias decisiones, optamos por cargar lo positivo o no, y ahí es cuando muchas veces desde mi perspectiva, se va perdiendo un poco la conexión, cuando optamos por vivir y enfrentar la vida desde los opuestos. No es que alguien esté bien o esté mal, simplemente escogimos caminos diferentes de integrar lo que la vida nos presenta.

Muchas veces al querer tener la razón de nuestra apreciación en particular como la válida, se va formando una brecha enorme..... pues es como si de una misma situación o momento de vida, nos hubiéramos ido a los opuestos para que desde ahí la vida, vaya adquiriendo un significado completamente diferente,  y al no conciliar las versiones de vida empezamos a exigirle al otro empiece a ver la vida como nosotros la vemos, pensando que sólo ese punto de vista el "MIO" es el que importa y es el que YO validando, decido sea: "EL VERDADERO".... y dejo de validar y respetar el punto de los demás.

He estado en un Taller llamado Educando en Equilibrio, donde, desde la compasión esta la premisa maravillosa, de que TÚ al igual que YO solamente queremos ser felices.... por lo tanto es un punto de encuentro tan fuerte y maravilloso que desde ahí podemos conciliar tantas cosas, ya que, no necesariamente mi felicidad, es la tuya, ni tu forma de ser feliz me hace feliz a mi, pero también es cierto que, sabernos cercanos, que sabernos que pase lo que pase y aún con nuestras diferentes formas válidas por demás, de ver la vida, tenemos un punto de encuentro que es: SER FELICES.

Y está el amor, ese que desde mi Libertad te ofrezco, porque así lo decido y lo quiero, aunque pensemos diferente, puedo ser una persona muy difícil para ti, pero eso no implica que te quiera menos, puedo ser una persona, que te ofende mi forma positiva de ver la vida, pero eso no resta el vínculo creado hace tantos años cuando la vida nos dio la oportunidad de compartir vivencias que nos hicieron crecer y madurar rápidamente...

Sólo sé que te quiero por que si, sin explicación, ni justificación, pero desde mi Libertad de pensar como pienso y de ver la vida con los lentes que escogí ver, y que no resta a ese amor, que tu escojas una forma diferente de ver la vida. Lo único que fortalece ese vínculo tejido desde tantos años, es el respeto, que también creo es de ida y vuelta, no te pido que me ames como quiero, sino como sabes hacerlo.... no te pido que mires las cosas con la luz que yo las miro.... te amo como eres, te amo por quien eres, ojalá y me puedas amar como soy, cómo he escogido enfrentar la vida, que me ames aún cuando mi historia, sea diametralmente opuesta a la que tu viviste aunque sea la misma....sólo es que somos dos personas viendo desde diferente ángulo una misma situación, somos dos personas viviendo su vida desde la libertad de su elección... 

Hoy con un café, te invito a amar a los demás en la compasión y empatía de saber, que pase lo que pase todos al final queremos lo mismo, vivir en felicidad, hay muchos caminos, y cada quién escoge el que quiera transitar y eso no interfiere en el amor, en la amistad, en la hermandad, lo que puede interferir es el querer que los demás miren con nuestros ojos, y pretender que nos sigan queriendo aún cuando nos alejamos emocionalmente, y no estás, cuando he necesitado de tu mano para sostenerme, y eso no implica que camines mi camino, sólo es caminar el sendero acompañándonos , o que vivas a través de mis propias experiencias, sino que en experiencias similares en las que te he sostenido, me sostengas...
Hoy te invito a vivir en el amor hacia los demás.....de ida y vuelta y ¡en Libertad!