domingo, 19 de octubre de 2014

Conoces a los ladrones de Tus Sueños?...


Hoy en la carretera reflexionaba como los miedos pasan como nubes por mi mente y mi corazón, un cúmulo y uno a uno fueron pasando por mi….y a todos toqué, reflexione y deje ir….

Es increíble cuantos miedos albergamos y aún así seguimos caminando y seguimos ocupados de nuestras cosas y poco a poco, como si de ropajes sobrantes se trataran y … nos los vamos sacando de la vida…

Al pensar en mis miedos, no puedo dejar de revisar cada etapa de mi vida, pues cada miedo a tenido su protagonismo según la etapa he vivido…

Miedo al odio, a la soledad, al rechazo….en esa época de mi niñez cuando las decisiones de mi vida las tomaban los adultos responsables de mi, y a los dos años iniciaron mis adioses….mis separaciones….mis estar sin estar….y ahí mismo como automáticamente, surgió esa otra, que se adapta, que acepta aún sin entender y en cada rechazo más y más me abrazaba, y más y más me volteaba a ver y la soledad empezó ha ser para mi un espacio donde estar conmigo y con esos seres que sin ver, siento que me abrazan, me acompañan, me sustentan….me aconsejan..….

Luego llegaron el Miedo al que dirán, a hacer el ridículo, a la verdad…. Y entonces me aficioné, a esas personas que sabes no te van a decir una cosa y harán otra, me aficione a personas Francas e Íntegras…y me volví…un detector de los mensajes dobles, y empecé a reírme relajarme y a no tomarme en tan serio (aún sigo enfrentando todo los días ese miedo) y llegó un momento que sólo me importó que dicen los que me aman…y en ese inter aprendí;  que los que me aman me aceptan  también con mis errores y con mi cosas “raras”….

Y llegó el momento de mi Miedo a fracasar,  a la vejez, al pasado… y estoy aprendiendo que no hay tal fracaso, sólo hay resultados no deseados, ensayo-error y aprendizaje, aprendí que sólo envejece mi piel, pero mi corazón y mi Alma se van haciendo jóvenes para una nueva aventura de vida… y del pasado estoy aprendiendo a que como los buenos o malos libros siempre tienen un mensaje, y están ahí para consulta, lo importante es que libro escojo HOY según lo que quiero aprender y vivir…..

Y por último, el miedo a morir, cuando creía que se terminaba ahí la vida, al cerrar los ojos…y ahora, solo llega de vez en vez el mido a separarme de las personas amadas, pero el antídoto que he encontrado es darles mucho amor…y saber que cada día que tengo la oportunidad de estar….ESTOY desde al amor, desde el cariño….y por último el miedo al cambio y a vivir… que ha muchos atormenta,  para mi es una delicia, el cambio, el renovarme, conocer nuevos amigos, conocer otras culturas, conocer otras ciudades…los cambios me renuevan a cada momento y la vida la disfruto desde mi abrir los ojos…hasta el momento que me voy a visitar el País de los sueños donde me encuentro con todos mis seres amados para atrapar estrellas, para abrazarnos y decirnos siempre estoy…..SIEMPRE SOY….

Hoy con un rico café….y con unas ganas infinitas de ver y charlar con  mi viajera hermosa que está al otro lado del mundo,  le dejo éste poema de Hemingway sobre los miedos…a que le tienes miedo? Como lo vives, como lo enfrentas…. Tenemos una armadura y un escudo….el amor, la amistad y nuestra espiritualidad….siempre dentro nuestro sólo esperando por ser llamados…. Para plantarnos enfrente de ellos…y como me enseñaba mi queridísima Carla Gaya  con los puños frente y a la hora que vea el miedo sólo moverme mi pierna a un lado y dejar pasar…..sin moverme hacia atrás  un milímetro, sin ceder un solo paso…

Que este domingo nublado y recibiendo un otoño más, les invito a conocer esos nuestros miedos, sólo nosotros podemos crear a partir de ellos:  demonios que nos atormenten….o peldaños hacia nuestro crecimiento….feliz vida….vamos a vivirla!!!!!!

Temía estar solo, hasta que aprendí a quererme a mí mismo.
Temía fracasar, hasta que me di cuenta que
únicamente fracaso cuando no lo intento.
Temía lo que la gente opinara de mí, hasta
que me di cuenta que de todos modos opinan.
Temía me rechazaran, hasta que entendí
que debía tener fe en mi mismo.
Temía al dolor, hasta que aprendí que
éste es necesario para crecer.
Temía a la verdad, hasta que descubrí la fealdad de las mentiras.
Temía a la muerte, hasta que aprendí que no es el final,
sino más bien el comienzo.
Temía al odio, hasta que me di cuenta
que no es otra cosa más que ignorancia.
Temía al ridículo, hasta que aprendí a reírme de mí mismo.
Temía hacerme viejo, hasta que
comprendí que ganaba sabiduría día a día.
Temía al pasado, hasta que comprendí que
es sólo mi proyección mental y ya
no puede herirme más.
Temía a la oscuridad, hasta
que vi la belleza de la luz de una estrella.
Temía al cambio, hasta que vi que
aún la mariposa más hermosa necesitaba
pasar por una metamorfosis antes de volar.
Hagamos que nuestras vidas cada día tengan mas vida y
si nos sentimos desfallecer
no olvidemos que al final siempre hay algo más.
Hay que vivir plenamente porque la vida pasa pronto.

Ernest Hemingway