martes, 15 de abril de 2014

A donde la Vida y el Corazón te lleven....



Ahora mismo revisando lo que necesitamos para nuestras ansiadas vacaciones después de meses de no tenerlas, aquí en este maravilloso México, y para mayor disfrute en nuestra tierra hermosa de Tamaulipas y cerca del Cielo (biosfera).....estoy emocionada sobretodo de poder convivir con parte de mi familia y mis amigos de hace muchos años los cuales he encontrado y con los que me siento en casa....
Pensando;  que compartir con ustedes este día, teniendo comunicación con gente querida, es increíble como las visitas sabias se hacen presente....gracias Beate, gracias Dani....por aderezar con su conversación este maravilloso momento......pero para cerrar con broche de oro, un compartir desde playa del Carmen de mi espectacular amiga Margarita Canto....espero lo disfruten y brinque la esperanza y reflexión en sus corazones con ésta anécdota...

Una noche de tormenta, hace ya bastantes años, un matrimonio mayor entro en la recepción de un pequeño hotel en Filadelfia. Se aproximaron al mostrador y preguntaron: "¿Puede darnos una habitación?".
El empleado, un hombre atento y de movimientos rápidos, les dijo: "Lo siento de verdad, pero hoy se celebran tres convenciones simultáneas en la ciudad. Todas nuestras habitaciones y las de los demás hoteles cercanos están ocupadas”. El matrimonio manifestó discretamente su agobio, pues era difícil que a esa hora y con ese tiempo tan horroroso pudieran encontrar dónde pasar la noche. El empleado entonces les dijo: "Miren..., no puedo dejarles marchar sin más con este aguacero. Si ustedes aceptan la incomodidad, puedo ofrecerles mi propia habitación. Yo me arreglaré con el sillón de la oficina, pues tengo que estar toda la noche pendiente de lo que pase”.
El matrimonio rechazó el ofrecimiento, pues les parecía abusar de la cortesía de aquel hombre. Pero el empleado insistió con cordialidad y finalmente ocuparon su habitación. A la mañana siguiente, al pagar la estancia, aquel hombre dijo al empleado: "Usted es el tipo de gerente que yo tendría en mi propio hotel. Quizás algún día construya uno para devolverle el favor que hoy nos ha hecho". Él tomó la frase como un cumplido y se despidieron amistosamente.
Pasados dos años, recibió una carta de aquel hombre, donde le recordaba la anécdota y le enviaba un billete de ida y vuelta a New York, con la petición expresa de que por favor acudiese. Con cierta curiosidad, aceptó el ofrecimiento. Después de un breve recorrido, el hombre mayor le condujo hasta la esquina de la Quinta Avenida y la calle 34, señaló un imponente edificio con fachada de piedra rojiza y le dijo: "Este es el hotel que estoy construyendo para usted". El empleado le miró con asombro: "¿Es una broma, verdad?". "Puedo asegurarle que no", le contestó. Así fue como William Waldorf Astor construyó el Waldorf Astoria original y contrató a su primer gerente, de nombre George C. Boldt.
Es evidente que Boldt no podía imaginar que su vida estaba cambiando para siempre cuando tuvo el detalle al atender cortésmente al viejo Waldorf Astor en aquella noche tormentosa en Filadelfia. Pero lo sucedido es una muestra de cómo servir a los demás es algo que siempre tiene un buen retorno, sobre todo cuando uno no lo busca ni lo espera....

La mejora personal no se alcanza cuando se considera un fin en sí misma, sino cuando nos apremia la necesidad de tratar bien a las personas.

Habituarse a pensar en los demás y a prestarles ayuda, sin servilismos, es una buena forma de superar ese sentimentalismo bobalicón que inicialmente exhala generosidad pero luego se echa atrás, siempre con muy razonados motivos, cuando llega el momento diario de la verdad. Y si tu día es muy ajetreado y sientes que no te da tiempo para el servicio Dios te colma en tiempo, no te preocupes......
Tomado del muro de Margarita (gracias Amiga)

Hoy con un rico café.....en compañía de personas maravillosas, gracias Marcia Vázquez por tu hospitalidad...por hacerme sentir en casa...estando lejos de mi hogar, les invito a hacer lo que el corazón nos dice, aun cuando recibamos nada a cambio en el instante,...con sólo la intención de procurar bienestar a los demás, cuando la vida nos ofrece esa oportunidad....conectando con nuestra compasión dejemos el corazón actuar....que tengas unos días maravillosos....a donde la vida y el corazón te lleven...y feliz travesía....en compañía de la energía amorosa de esos seres de luz que siempre están a nuestro lado lo sientas o no....feliz día....feliz semana...feliz vida!!!!

"Entra en todas las situaciones y relaciones en un estado
de amor, libertad y responsabilidad. Encontrarás que la vida
te fluye más fácilmente....Ve al Dios en todos..."
                                                                            John Roger