viernes, 8 de marzo de 2013

Pequeños Milagros....


Hoy mi despertar fue con las estrellas, y como todas mis mañanas, me hice café, me senté en mi lugar favorito, disfrutando la vista más maravillosa, que podría haber soñado al llegar a Madrid.
Enfrente de la ventana de mi lugar especial La Cocina, lugar de creatividad, y de artesanías al cariño (mi madre me enseñó, que a falta de verbalizar un te quiero, puedes hacer una rica comida y atender a esa persona desde el corazón, esa es otra forma de decir “te amo”), veo el parque de enfrente, y veo esos árboles maravillosos que me acompañan desde mi llegada a esta ciudad.
Y reflexionando me pregunto ¿porque los humanos actuamos contra natura?, veo como esos maravillosos árboles al llegar el cambio de estación en este momento, otoño-invierno, tiran sus hojas, como si por algún milagroso misterio supieran que es el momento de deshacerse de lo que no pueden alimentar, de lo que ya no puede ayudar, y se preparan, dejando ir, para recibir, lo nuevo.
Es un canto al No apego, y pienso como nosotros nos aferramos a todo, incluso a aquello que nos perjudica y que evita que seamos felices, puede ser una persona, una situación, un trabajo, un comportamiento, una emoción o relación tóxica, o simplemente cosas, nos cuesta trabajo entender que no podemos recibir lo que el Universo nos regala cada día, porque nuestras manos están ocupadas en sostener lo que ya no necesitamos, lo que ya no utilizamos, o simplemente, lo que nos mantiene presos en nuestra cárcel, hecha por nosotros día a día. Y me viene a la mente ese ejercicio de que aplico en mis terapias que nos cuenta; como son atrapados los monos.
Se pone una caja con un abertura del tamaño de una mano abierta, y le ponen una naranja, el mono llega mete su mano atrapa la naranja y se atrapa a si mismo, pues al empuñar la naranja su mano no sale, y lo atrapan porque se niega a soltar la naranja y me pregunto, cuales son nuestras naranjas?, ¿es una persona?, ¿un comportamiento? ¿Una creencia? Y si hacemos un experimento y soltamos, si nos soltamos, si fluimos, y nos dejamos llevar por la intuición (sexto sentido en mi cultura).
Y si somos como esos árboles y que tiremos cada estación, para recibir renovadas hojas en la siguiente estación, eso es vivir!!!…..
Pues si pusiera una cámara con disparos continuos observando los árboles, solamente veríamos fluir la vida.
Hoy voy a soltar muchas hojas, hoy voy a cambiar muchas creencias, hoy decido vivir, no apegarme, avanzar mirando el frente, disfrutando cada minuto que estoy aquí y ahora, te invito, a experimentar, te invito a ver cada pequeño milagro que tenemos ante nuestros ojos y no vemos quizás por el temor a comprometernos. Te invito a que vivas hoy……… pues;
Hay un mañana ….?